Trabajar los sentidos es primordial en Educación Especial (y en cualquier tipo de centro y con cualquier tipo de alumnado). He decidido destinar una hora semanal a trabajar con materiales que despierten y conecten con nuestros sentidos y… ¡a mi alumnado les encanta!

En este caso, he comprado una pasta flexible (que se seca al aire) y he elaborado formas geométricas básicas (círculo, triángulo, cuadrado y rombo) con pompones y limpiapipas de distintos colores. Usé silicona para pegar los materiales. Estas formas son geniales al tacto, los alumnos vivencian la forma geométrica y la comprenden mejor.

Además, compré unas bandejas de plástico (en un bazar) que son ideales y que, además, se pueden limpiar fácilmente y evitamos ensuciar la mesa o cualquier otra superficie, ya que cada uno dispone de la suya propia.

El alumnado trabaja libremente con la pasta; la toca, la manipula, la estira, la golpea, etc. Después de esto, se le presenta la forma geométrica y hacemos que la toquen y vean cómo se dibuja. Una vez hecho esto, deberán plasmar esa figura en sus bandejas, a través de la manipulación con la pasta flexible. ¡FÁCIL, SENCILLO Y PARA TODA LA FAMILIA!

Con este tipo de materiales se pueden trabajar numerosas habilidades: motricidad, atención, imitación, creatividad, etc.

Y a ti, ¿qué se te ocurre?